Stop and Hear the Music …

Qué harías si te encontraras en la calle a uno de los mejores violinistas del mundo, interpretando una de las obras más majestuosas de Bach… serias capaz de reconocerlo? o por lo menos sabrías apreciar el momento y te detendrías a escuchar?

Esto fue un experimento realizado por el Washington Post en el metro de DC, cuales creen que fueron los resultados?

Vestido con unos jeans, playera de manga larga y una gorra, llegó a la estación Plaza L’Enfant del metro de Washington DC, abrió su estuche y sacó un violín, dejó el estuche abierto en el suelo, tiró unos pocos dólares como dinero inicial, se colocó contra la pared y empezó a tocar.

Nadie sabía que la persona que estaba ahí tocando era Joshua Bell uno de los mejores interpretes de música clásica del mundo, tocando pasajes de seis de las mas difíciles obras de Bach para ese instrumento y con un violín Stradivarius de 1713 valorado en 3.5 millones de dólares.

Tres días antes de su aparición en la estación del metro, Bell había llenado la sala de conciertos del Symphony Hall en Boston donde los asistentes pagaban al menos $ 100 dólares por las entradas, pero en ese momento Bell era solamente un músico más, en la hora pico del metro,  compitiendo por la atención de gente ocupada rumbo a su trabajo.

Pasaron 3 minutos para que una persona notara que había alguien tocando, pero simplemente volteó a verlo y siguió su camino, medio minuto después Bell recibió su primera propina, un billete de un dólar que le dejó una mujer que ni siquiera se detuvo y fue hasta los 6 minutos de haber empezado que alguien se paro, se recargó en la pared y se puso a escucharlo tocar.

Cabe mencionar que los niños que pasaban por la estación quedaban intrigados por lo que estaban escuchando y se retorcían tratando de ver al músico mientras sus papas se los llevaban del lugar, finalmente casi cuando terminaba su presentación una persona reconoció a Joshua Bell, lo había visto tres semanas antes en un concierto gratuito que dio en la Librería del Congreso.

En tres cuartos de hora en los que Bell estuvo tocando, siete personas dejaron lo que estaban haciendo y se pararon a escuchar la presentación al menos por un minuto, veintisiete dieron dinero, aunque la mayoría sin quedarse, para un total de $ 32.17 dólares, aproximadamente pasaron 1070 personas de los cuales solo unos pocos voltearon a verlo.

Algo de lo que Bell dijo cuando le preguntaron como se sintió con el experimente fue: “Cuando tocas una pieza de violín, eres como un narrador, y estás contando una historia; Era una sensación extraña que la gente estaba realmente…  ignorándome”.

Personalmente creo que ahora vivimos muy deprisa, siempre vamos rápido a todos los lugares, sin voltear a ver quién va a nuestro lado, sin detenernos a escuchar o apreciar los sonidos que nos rodean, muchas veces las presiones o el estrés de la vida diaria no nos dejan darnos cuenta que hay un mundo afuera, vamos con audífonos en los oídos centrados solamente en nosotros mismos sin pensar que siempre puede haber algo que nos sorprenda o de lo que podríamos aprender y lo podemos encontrar donde sea, no solamente en lugares en los que “debería” de estar, bien lo escribieron los del Post:     “Si no podemos tomarnos un momento y detenernos a escuchar a uno de los mejores músicos de mundo, tocar alguna de la mejor música jamás escrita, entonces, de que otras cosas increíbles nos estaremos perdiendo?”

fuente

Si te gustó este post compártelo en:

Anuncios

~ por Serch en noviembre 2, 2010.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s