Hachiko, una historia de lealtad …

Hachikō es el perro más admirado del pueblo japonés, llevó mas allá el concepto de amor y lealtad que un perro puede tener por su amo, convirtiéndose así en toda una leyenda y el más claro ejemplo del mejor amigo del hombre.

Su historia comienza en Noviembre de 1923 en la ciudad de Odate, prefectura de Akita, al norte de Japón, precisamente siendo de raza akita y con solo dos meses de edad, fue adoptado por Eisaburō Ueno, un profesor del departamento de agricultura de la Universidad de Tokyo, quien pronto se encariño con el perro y lo llevó a vivir a su casa cerca de la estación Shibuya.

Obviamente Hachikō no podía acompañar a su amo hasta la universidad, pero lo que si hacia era dejar la casa todas las mañanas y caminar junto con el hasta la puerta de la estación de trenes Shibuya, el perro observaba como su dueño compraba el boleto y luego desaparecía entre la multitud que abordaba el tren.

Otra parte interesante de la historia es que al caer la tarde, a la hora de regreso del profesor, Hachikō siempre estaba ahí, sentado en la plaza de la estación, esperando para recibir a su amo que regresaba de trabajar. Esto ocurría todos los días y fue así como la imagen del profesor y su perro se volvió familiar en la estación, donde Hachikō ya era muy querido y admirado por todas las personas frecuentes al lugar.

Todo continuó igual hasta un día de mayo de 1925, como era costumbre Hachikō despidió a su amigo en la puerta de la estación Shibuya y se sentó a esperarlo en la plaza frente a esta, pero su amo nunca regresó, desgraciadamente el profesor Eisaburō Ueno falleció de una hemorragia cerebral mientras se encontraba en la Universidad de Tokyo. Cuando las noticias sobre la repentina muerte del profesor alcanzaron Shibuya muchas personas pensaron en Hachikō y fueron a la pequeña plaza a intentar convencerlo de que su amo no regresaría más, obviamente todos los intentos fueron en vano.

Al día siguiente Hachikō estaba ahí nuevamente, a la espera del profesor, y así ocurrió día tras día, mañana y tarde se le veía sentado frente a la estación buscando entre la multitud el rostro de su querido amigo, los días se convirtieron en semanas, las semanas en meses y los meses en años, no importaba si llovía, nevaba o hacia sol, nada impedía que el leal Hachiko estuviera ahí, esperando el regreso de su amo.

Fué tanta la admiración que causo Hachikō entre los habitantes de Shibuya, que en abril de 1934 fue erigida una estatua en su honor y colocada en la estación donde solía esperar, el propio Hachikō estuvo presente el día de su develación, sin embargo la estatua del escultor Teru Ando fue fundida para la elaboración de armamento durante la segunda guerra mundial, pero en agosto de 1948 se erigió otra estatua esculpida por Takeshi Ando, hijo del artista original, esta permanece actualmente y es un popular punto de encuentro de Shibuya.

Hachiko murió en marzo de 1935, pero su historia de fidelidad a la memoria de su amo se hizo famosa por todo el pueblo japonés que le llamaba chūken Hachikō(el perro fiel Hachikō), sus restos disecados se encuentran en el Museo Nacional de Ciencia de Japón, en Ueno, Tokyo, y cada año, el 8 de Abril la devoción de Hachiko es honrada en una pequeña ceremonia en la estación de trenes de Shibuya.

La historia de Hachikō ha servido de inspiración para varios libros, así como dos  películas Hachikō-Monogatari en 1987 y la más reciente Hachiko: A Dog’s Story en 2009, definitivamente una increíble historia, prueba del por que se dice que el perro es el mejor amigo del hombre, si tienen la oportunidad de ver alguna de las películas o leer alguno de lis libros no se olviden de pasar a dejar su comentario y platicarnos que les pareció.

Si te gustó este post compártelo en:

Anuncios

~ por Serch en mayo 10, 2010.

2 comentarios to “Hachiko, una historia de lealtad …”

  1. Excelente historia. He leido mucho sobre Hachiko y he visto las dos peliculas incluyendo en idioma Japones y es bella, muy sentimental llena de amor de parte del profesor hacia su perro y de su perro hacia el profesor. Es muy impactante y por otro lado me hace recordar a mi perro Cenizo que ya se me murio hace ano y medio pero tambien era increible y todo lo que yo le decia lo hacia. Aparte una vez mas le gano a un veterinario que en una ocasion me dijo que a los 7 dias de los perros no ver a una persona se olvidan yo le decia que no y le di ejemplos de porque no era cierto y este es uno mas este perro estuvo 10 anos esperando a su dueno sin importar las condiciones del tiempo eso una persona no lo hace pero este animalito si lo hizo que bonito. Cada vez que la veo y en tres idiomas diferentes lloro de lo bonita que es esta pelicula y que fidelidad. Espero muchas personas la vean.

  2. Yo no he tenido la oportunidad de ver la versión Japonesa, pero es una muy buena historia, y estoy de acuerdo contigo, se me hace medio extraño eso de que a los 7 días los perros olvidan a una persona, creo que a muchos nos ha pasado que tenemos que salir por algún motivo, dejamos a nuestro perro con algún familiar o amigo y cuando regresamos por el pues esta todo feliz de que regresaste, entonces no la neta tampoco lo creo, pero bueno gracias por tu comentario Brenda, qué bueno que te gustó el post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s